Aguabonita



 



Aguabonita: pulpa de fruta fresca

La abundancia de nacimientos de agua en un paisaje tupido de robles, chontas, sangregados y palmabobas, se une a las buenas prácticas agrícolas de un grupo de familias que cultiva y selecciona las mejores frutas, dando como resultado las pulpas de Aguabonita.

Este es el nombre que recibe la vereda en donde fue formada APROAS, la asociación de productores agropecuarios del Sumapaz, que con su esfuerzo y empeño ha logrado combinar la agricultura familiar con el trabajo cooperativo para transformar sus cosechas de mora, lulo, curuba,  feijoa y uchuva en un producto limpio y de excelente calidad; su empleo exclusivo de las frutas, sin ningún tipo de endulzante, saborizante o colorante hacen de Aguabonita un alimento que puede ofrecerse en todo tipo de espacios e instituciones; en primer lugar porque constituye una garantía para la salud de los consumidores y en segundo lugar, debido a la optimización de sus recursos económicos, ya que al ser 100% pulpa de fruta, su rendimiento es mayor.

En las fincas donde se desarrolla este proyecto el trabajo es una labor familiar. Padres y madres, hijos e hijas, preparan el terreno y mantienen las plántulas, deshierban y podan, fertilizan y recogen. Una vez se tiene la cosecha, la unión entre los asociados es la que hace exitoso el resto del proceso; desde la extracción de lo más nutritivo de la fruta hasta su empaque y comercialización en los mercados de Chinauta, Fusa y Bogotá, cada una de estas tareas ha probado que existen diversos talentos y habilidades, y que el apoyo mutuo es el creador por excelencia de la fuerza social que va en busca de transformar y mejorar las condiciones de vida colectivas.

Actualmente, la buena gestión de APROAS ha sido premiada por Koika naciones unidas, quienes entregarán los recursos para la compra de un lote y la construcción de una planta de procesamiento de las frutas. Con ello Aguabonita seguirá creciendo y con ella, las familias que con su ingenio y su trabajo llevan las mejores pulpas de fruta hasta nuestra mesa.
Back to Top